viernes, 5 de septiembre de 2014

Atrapado por Asmodeo




Se dice que la ira de Jehová, no había sido causada por la adoración a otros dioses antiguos, si no al hecho de que Asmodeo había introducido algunos cambios en el Evangelio de Belcebú, que finalmente no vio la luz y que hizo que fuera castigado injustamente. Todo indica que inspirado por este acto despiadado y arbitrario, Jehová introdujo aquella conocida maldición al ser humano y a sus siguientes cuatro generaciones como castigo, como se relata en el capítulo 20 del Éxodo, luego de un novedoso truco en el espacio-tiempo, poder que perdió poco después.

También es justo saber que en su frenética búsqueda de Asmodeo, Jehová quedó atrapado en este laberinto arquitectónico, y más allá de haber logrado eliminarlo en un enfrentamiento sangriento ( sí, sangriento…), su poder quedaría seriamente diezmado. Lo cierto es que, en el presente, por muchas oraciones que se hagan cada domingo, aun no se puede curar el cáncer, ni Perú puede clasificar a un mundial de fútbol, pues él no está pudiendo escuchar nada. Y de hecho hubiera querido cambiar esa parte del dogma para no tener engañada a la humanidad tanto tiempo. Pero recurrir a la oración era algo que estaba desperdigado por todas las escrituras, y en su nueva situación una corrección de este calibre era ya algo imposible. La humanidad sin dioses ni demonios, se las tendría que arreglar por sí misma...


Asmodeo había perpetrado el crimen perfecto...


Caught By Asmodeo 

It is said that the wrath of Jehová had not been caused by the adoration of other ancient gods, but the fact that Asmodeus had made ​​some changes in the Gospel of Beelzebub, which finally it never saw the light and caused him to be unjustly punished. Everything  indicates that, inspired by this merciless and arbitrary act, Jehová introduced that known curse for humans and their four generations as punishment, as is told in chapter 20 of Exodus, after a new trick in the space-time, a power that he lost shortly afterwards.



It is also fair to know that in his frenetic search for Asmodeus, our Lord was trapped in this architectural labyrinth, and beyond about to have eliminated him in a bloody confrontation (yes, bloody ...), his power would be seriously decimated. The truth is that, at present, by many prayers that are made every Sunday, still can not cure cancer nor Peru can classify a Fifa World Cup, because he is unable to hear anything. And is a fact that he wanted to change that dogma to do not have deceived mankind so long. But the recourse of pray was something that was scattered by all the scriptures, and in his new situation a correction of this dimension was already impossible. Mankind without gods or demons, had to fix by  itself ...


 Asmodeus had committed the perfect crime ... 



miércoles, 31 de julio de 2013

Eleonora Lo Giudice


Hay silencios que lo expresan todo y palabras vacías... tu silencio es como la habitación que un arquitecto acaba de trazar. Habitación sin techo, en la cual pierdo el equilibrio de mis pasos y de mi razón, y mis oídos se llenan con el ruido de una lluvia torrencial que inunda mi alma de emociones y sentimientos. Un segundo de tu silencio es un número indefinido de años de mi vida... tu silencio lo expresa todo.

Si fueras un poeta te pediría que escribas un poema para mí: tu lengua sería la pluma, mi cuerpo el papel. Si fueras un músico te pediría que toques para mí: mi cuerpo sería el piano. Eres pintor y te pido un dibujo: tu lengua sería el pincel, mi piel la tela.



Eleonora Lo Giudice

miércoles, 3 de julio de 2013

Voley peruano...






1.       Mi experiencia como entrenador
2.       ¿Misión o deber?
3.       ¿existe la camiseta?
4.       ¿La religión beneficia o perjudica?
5.       ¿Se trata solo de actitud?
6.       Todos son vulnerables, incluso Federer.
7.       Vóley y ajedrez.
8.       Ciencia, filosofía, cultura, biología.
9.       Es humano y natural no ganar siempre.
 

     1.   Mi experiencia como entrenador

Puedo jactarme de haber, en los 9 años en que me dediqué a entrenar ajedrez en el colegio Sta Rita de Casia, de haber contribuido al alza de este deporte en nuestro país junto con otro gran grupo de entrenadores en otros colegios. Se formó una base bastante buena, que animó a que mas niños siguieran ese camino. Hoy somos una fuerza muy respetable en el continente, aunque aun falta mucho para convertirnos en potencia mundial. No basta con esfuerzos aislados si no se hace un plan serio, que ya concierne a las autoridades. Al comienzo cuando entré a entrenar, fui visto como un advenedizo y entusiasta chico egresado de arquitectura, para en poco tiempo ser una molestia para varios entrenadores de otros colegios, que no vieron muy bien que un aficionado, con apenas dos torneos de ascenso, y ningún torneo nacional, les estuviera ganando a sus alumnos en los torneos de Adecore básicamente.
 Lo que en un comienzo fue visto por mi como un pequeño ingreso para costearme los gastos de mi tesis, se convirtió en un trabajo muy serio y que ejecuté con bastante pasión. 

Posteriormente desarrollé para mi tesis una teoría arquitectónica basada precisamente en el ajedrez.

 Quiero plasmar aquí algunas ideas que se me ocurrieron mientras veía los partidos de la selección peruana de voley en el mundial juvenil de la Republica Checa, que nos dejó en el puesto 12, pero que permitió ver a un grupo de chicas con mucho talento y amor por lo que hacen. Esta es una contribución egoísta, pues si algo de lo que comparto acá sirviera de algo, mejorará el voley... pero básicamente mi entretenimiento. 



            2.  ¿Misión o deber?


La misión del ser humano es encontrar su felicidad y en base a esto es que organiza su vida. 

El periodismo peruano ha contribuido mucho a echar a perder buenas generaciones de deportistas al convencerlos de que son ellos los responsables de la alegría nacional, y por ejemplo, en cada eliminatoria de futbol, cada vez la mochila es mas pesada pues cargamos años sin poder clasificar, llevando el objetivo a la categoría de “misión”. 
Que Pizarro falle un penal contra Argentina no es casualidad; hay un inconsciente que le dice que ya tenemos 30 años fuera de los mundiales, y mas que una motivación termina por ser un obstáculo mental. Los últimos partidos de la selección de futbol han sido jugados de manera muy torpe, con ofuscación, pues hay una mente intranquila y desbordada por la responsabilidad. 

En la Copa America se jugó mejor, pues ahí no habia tanto drama como viene siendo una clasificación a un mundial… Si en los 70s teníamos mejor suerte, era porque estaba el futbol acompañado del vóley, el basket, el atletismo y el boxeo. La tarea estaba compartida. 

En el vóley, luego de Seul 88, una frustración enorme embargó al país y seguro debe ser motivo de pesadillas recurrentes para algunas de aquellas jugadoras, pues les faltó muy poco para alcanzar la gloria. 
Pienso que las nuevas generaciones basándonos en estas experiencias, deberían pensar en que la alegría nacional es ficticia, no somos entes compartidos sino individuales ( de hecho a algunos les resbala lo que pase con el futbol o el voley, y están en su pleno derecho a sentirse asi), y nosotros no les estamos encargando ninguna misión. Al menos no deberíamos...  

 Si bien todos nos alegramos con una victoria, y nos duele una derrota, siendo objetivos, las derrotas las sufre el deportista muchísimo mas, pues es él quien se dedica a ello, y la desazón la tiene que resolver él mismo. Nosotros como aficionados, simplemente apagamos el televisor y nos volvemos a ocupar de nuestras vidas, nuestros trabajos. Es injusto entonces que nuestros deportistas estén pensando que una derrota nos afecta tanto como a ellos. No. Un mal resultado para un deportista, significa por ejemplo, que pierda el titularato en el equipo, que pierda el contrato en su club, y finalmente que no pueda colgarse esa medalla en el  pecho por la que ha luchado tanto. Sin contar las lesiones que en muchos casos te deja la práctica de alto nivel. ¿Cuántos deportistas a los que la prensa y la afición les exigía resultados en su momento hace unos 20 o 30 años, hoy tienen problemas en las rodillas, el pie o el hombro, y hoy difícilmente los aficionados recordamos sus nombres?.  

 Si bien es altruista y motivador pensar en la inmensa mayoría de gente que las sigue, no debería convertirse en un lastre para lograr sus metas. Hay que utilizar ese motor modulándolo según convenga. Hay algunos que aguantan mejor la presión que otros, y es entonces que cada uno arma su propia visión personal de como deben ser las cosas.

 


3. ¿Existe la camiseta? Como crearla.


El 2010, era la final de la copa del mundo de futbol entre Holanda y España. Holanda ya había sido 2 veces sub-campeón, así que históricamente  no había hecho nada nuevo. En el segundo tiempo suplementario cuando Iniesta hace el gol que pone 1-0 a España, las cámaras enfocan a Casillas en un llanto incontenible, y aun faltaban unos minutos. 
España era un equipo fantástico, pero nunca habían logrado una copa del mundo, incluso sin llegar a semifinales jamás. Interiormente sabían que eran superiores por la calidad y cantidad de trabajo realizado, puestos a prueba en numerosos torneos anteriores. Por lo tanto el llanto de Casillas era comprensible, además el mismo lo corroboró cuando se lo preguntaron. Sabia y sentía que era imposible que ya no fueran campeones. 

Hay un momento en que ese límite, entre lo muchas veces esquivo y lo posible, se rompe… Estaban enfocados y ubicados en una situación que el mismo rival percibió y no fue capaz de impedir.

 Hace unos días Brasil e Italia jugaron un partido por la Copa Confederaciones en fase de grupos. Un partido trabadísimo, lleno de faltas y tarjetas amarillas. Ambos ya estaban clasificados, pero necesitaban quedar primeros para no enfrentar a España en semifinales. El Pentacampeón y el tetracampeón demostraban así temor al nuevo campeón. 

La actitud dentro del campo denota que tan seguro o vulnerable se siente uno y aquí era muy evidente. 

Hace unos 7-8 años Federer ganaba los torneos casi sin esforzarse ( a vista del espectador), tanto asi que al hacer el último punto que le daba el campeonato se tiraba al piso cogiéndose la cara, en un acto de emoción forzada y fingida, pues no coincidía con su actitud durante el juego y hacía sentir que la derrota nunca hubiera estado en sus planes, pero lo hacía tal vez porque la actitud correcta hubiera parecido demasiado arrogante o simplemente se veía bien en el video. Necesitaba hacer creer que había sido difícil, cuando en la cancha el rival jugaba sabiendo que iba a perder. Cuando Nadal le hizo ver que era un ser humano mas, los demás también vieron que podía ser vulnerable, y a partir de allí le costó un poco mas ganar, y  sus celebraciones fueron mas normales. . Las Neurociencias ya son capaces de explicar este fenómeno.

     4.   ¿La religión beneficia o perjudica?


Antes que nada, abordar el tema religioso siempre es delicado, pues puede herir susceptibilidades dependiendo de que tan creyente o practicante sea la persona cuando escucha opiniones sobre sus creencias, no necesariamente contrarias a ella. Existen grados dentro de las creencias, que van desde la creencia por tradición, impuesta por los padres cuando lo bautizan a uno, pero no se practican en lo absoluto, hasta el fanatismo donde la existencia de la persona depende absolutamente de lo que mande Dios a través de las escrituras o las revelaciones que siente que dicho Dios le manda. 

El dogma cristiano tiene de todo. Por una parte te puede brindar abrigo y seguridad ( Lo he experimento personalmente alguna vez), pero también te hace creer que hay un ser superior al que le debes todo, y eso te quita méritos, además de crearte culpas y temores innecesarios, asi como también  te hace pensar que vales menos de lo que realmente vales cuando asumes inferioridad infinita hacia un supuesto creador. 

También surge una lucha interna entre el amor a ese dios y la cantidad de injusticias que hay en el mundo. 

Ahora bien, puede ser irrelevante al momento de dar un mate.

Hace un año cuando Markarián ganó el tercer lugar en la Copa América, dijo que todo el mérito era de “el de arriba”. Esto presupone que dios le da mas importancia al futbol que al pabellón de niños quemados de cualquier hospital, y demuestra que la fé no necesita sostenerse con la lógica.  Yo personalmente cuando tengo un logro, que he conseguido ( sea el que sea) con muchísimo esfuerzo y sacrificios, a lo mucho puedo ser agradecido con la gente alrededor mío que intervino de alguna manera ( si es que hubo ayuda ) , pero después el mérito es absolutamente mio. No tendría porque adjudicárselo a ningún ser imaginario.  Ser objetivo y racional te abre las puertas al conocimiento, te predispone mas a tus objetivos y sobre todo  te sientes en completo control de las situaciones. No existen excusas del tipo: “dios lo quiso asi” ,  “es una prueba que me manda dios” "la sabiduría de dios es locura para los hombres", "dios tiene un plan para todos" o “no es bueno saber tanto”… una mente débil, solo puede aspirar a poco…

Es difícil establecer la frontera a partir del cual empieza a ser dañina la creencia religiosa en la mente de un deportista, pero hay estudios donde dan como resultado que a mayor religiosidad hay menos inteligencia, y hoy el talento natural no es suficiente. La estrategia tiene que ser cada vez mas elaborada y sofisticada, y ésta no entra en mentes poco aptas. 

Tampoco quiero decir que hay que ser ateo o agnóstico para ser inteligente, y que un creyente es necesariamente idiota. No. De hecho, es muy humano apoyarse en algo, aunque su idea sea absolutamente irracional, y ateos, creyentes o agnósticos, lo hacen de diferente manera, y recurren a esto porque de cierta manera es tranquilizador pensar que hay algo por encima de nosotros, aunque ese algo muchas veces puede ser inquietante y si se trata de una doctrina religiosa que termina siendo la filosofía en la que apoyas tu existencia, puede terminar por ser un gran obstáculo.… Como lei hace poco en algún lugar: Dios no te da respuestas, solo detiene tus preguntas…

La doctrina cristiana, por ejemplo, hace del sufrimiento y el autosacrificio una virtud, y hacen ver el orgullo y el placer como algo malo.

  ¿No habrá acaso alguna culpa inconsciente que nos convence de no ganar partidos? La cultura de la culpa…

 Y tal vez para sacarse esa culpa, es que le agradecen tanto a Dios… Pienso que el camino podría ser un poco mas directo, mas limpio… ¿Cuántos futbolistas a los que sorprendieron en algún bar tomándose un vaso de cerveza, fueron víctimas de escarnio y terminaron yendo a la televisión a pedir perdón?. Alguien con un mejor nivel iría a la televisión a enfrentarse a su acusador diciendo: “demuéstreme que el vaso de cerveza que me ha visto tomar va a impedir que yo pueda hacer mi trabajo el domingo siguiente…” lastimosamente nuestra poca cultura, hace que esta gente no tenga herramientas para defenderse, tienen poca autoestima y se sienten realizados saliendo con alguna vedette y cuando Beingolea los entrevista.  Incluso estos deportistas son multados en sus clubes. Ellos sienten que un vasito no los perjudica, pero la culpa y la ignorancia no les hacen ver mas allá.  La cultura de la culpa… 

Yo veo repetidamente como muchos deportistas peruanos agradecen a Dios por algún logro, como he dicho anteriormente, y de hecho la gente lo ve de buen agrado porque comparten la misma filosofía. Puede verse como un acto de humildad también y seguramente no está mal. ¿Pero pasaría algo malo si en algún momento alguno decide emanciparse y mostrar sus logros, sin agradecer a Dios, hablando mas bien de lo duro que ha sido su camino y lo orgulloso que se siente de él mismo?   ¿No será por eso que perdonamos a nuestros rivales cuando estamos ganando partidos?

Es algo que se ve, por ejemplo, en árbitros de futbol peruano, cuando después de cobrar dos penales seguidos, el tercero no lo quieren cobrar o peor aun, le inventan uno al rival o le expulsan a un jugador injustamente, porque piensan que deben ser salomónicos y los invade la compasión. Lo veo en nuestros equipos de vóley cuando están ganando fácilmente y de pronto suprimen momentáneamente esa energía arrolladora que está asustando y sometiendo al rival, es inconsciente. Como que se apoderara de pronto el temor, la culpa y la misericordia… el temor se traduce en la idealización del rival del que suponemos no tardará en reaccionar y nosotros le ayudamos. 

 La reacción es muchas veces propia del instinto de supervivencia del ser humano, y nosotros equivocadamente se la atribuimos al mejor nivel del rival, nuevamente porque los idealizamos... Luego nos llenamos de ansiedad y la ofuscación nos impide llegar a una solución. El ser humano es altruista, compasivo, pero egoista a la vez, por naturaleza.

Pienso que una actitud libre de prejuicios y dogmas puede reforzar la autoestima que quita la religión cuando nos dice todo el tiempo que sin Dios no valemos nada. Ahora bien, la pregunta viene sola: ¿Cómo es que Brasil, un país predominantemente católico, es tan competitivo y líder en muchas competencias deportivas?.  No hay que olvidar por un lado que ellos también se enfrentan a gente que se encomienda a Dios, y que haciendo una ecuación simple, si le restamos la “ayuda religiosa” cada quien compite con sus propios recursos, y ahí se ve la diferencia. Volvemos al punto inicial donde tampoco sabemos que tan creyente es una persona.  

Y no hay que perder de vista, para ser objetivos, que el deporte en muchos casos no necesita de una gran inteligencia para su práctica, por lo que en algunos casos puedes ser perfectamente un fanático religioso con poco cerebro y ganar campeonatos. Por ejemplo Usain Bolt es bueno corriendo. No necesita un coeficiente intelectual de 180 para lo que hace. En boxeo abundan ejemplos de boxeadores exitosos pero con un coeficiente mental bajísimo. El tema es que, en un entorno, donde no sobra el talento, y el biotipo adecuado, construir algo desde cero es difícil si no hay material humano, y apto mentalmente para desarrollarlo.
Una amiga me decía ayer: No se si habrá o no un Dios, pero estoy segura que no le interesa con quien me acuesto o si me estoy portando bien. Ya en el siglo III a.c. Epicuro decía:” Ni afirmo ni niego que haya dios o dioses, por que no lo se ni tengo medios para saberlo, pero lo que si se , esto me lo enseño la vida, es que si existen ni se ocupan ni se preocupan de nosotros…”

 Pienso que cuando uno asume que está solo, o sea sin “apoyo divino”  tiende a ser mas responsable de sus actos, aprecia mas sus logros o los de sus compañeros y asume un total control de su vida si adopta la filosofía adecuada

      

      5.  ¿Se trata solo de actitud?


Repetidamente se da como excusa ante una derrota, la falta de actitud. Puede ser cierto, aunque al ser una palabra tan gastada, ya no ejerce el mismo efecto apelar a ella como solución a una crisis en medio de un juego. Todos tenemos actitud. Los obstáculos mentales provienen de otro lado, no aparecen al azar. No es suficiente decirle a alguien que juegue con actitud. Es fácil decir el “que”, pero hay que encontrar el “como”. 

En el partido contra Bulgaria, hace unos dias, en el tercer set, las chicas por fin encontraron la manera de darle vuelta a un juego que les venía siendo adverso, y se pusieron en ventaja con 5 puntos seguidos. Estábamos 19-15 si no estoy mal. El entrenador búlgaro pidió tiempo, y la televisión mostró la cara de satisfacción de las peruanas al ir donde su entrenadora, quien equivocadamente a mi entender, no les hizo sentir su alegría para reforzar su ánimo, sino mas bien les reclamó no haber hecho esto antes, pero de una manera muy extraña, lo que hizo cambiarles la cara a todas, y regresaron al juego contrariadas y confundidas. Les alteró demasiado el chip. Luego de esto, estuve seguro que las búlgaras harían al menos 4 puntos seguidos. La entrenadora las volvió a meter a un agujero negro del que ya no salieron mas…  ya habían encontrado el balance, luego de esto lo volvieron a perder. 

Este set en realidad lo perdió la entrenadora.

  6.     Todos son vulnerables, incluso Federer.


Piensen en un campeón mundial de algún deporte, sea colectivo o individual.  Luego miren si ganó todos sus juegos. Por ejemplo, en vóley, Brasil que es campeón olímpico, ¿ha ganado todos sus partidos sin perder sets?, y en los sets que ganó, no le hicieron acaso algún punto?. En ajedrez, Kasparov, fue durante 20 años, el numero 1 en el ranking, y supongo que debe ser el deportista que mas ha durado como el mejor en un ranking, pero aun así, hubieron torneos donde no pudo ganarlos, o cuando los ganó, no ganó todas las partidas. 

Se trata de seres humanos que tendemos a idealizar cuando son superiores al resto, y le terminamos dando categoría de invencibles, porque además convierten en arte lo que hacen. Eso es aceptable cuando eres un aficionado, pero cuando estas en el mismo deporte, tu deber es superar al mejor, porque entre otras cosas, es posible hacerlo. 

El Barcelona FC es considerado el mejor equipo de la historia, sin embargo el Real Madrid de Mourinho, luego del 5-0 que se comió el 2010, terminó encontrando la manera de contrarrestarlo, ganándole el 2012. Y un equipo que pierde, se empieza a dar cuenta que es vulnerable, y el 2013 el Bayern le hizo 7 goles en 2 partidos. Aunque ya se habían dado cuenta que eran humanos, y era posible ganarles. 

En el vóley, un equipo está teóricamente preparado para ganar 25-0. En el Tenis se podría ganar 6-0, 6-0, y se han dado casos, pero nunca 50-0 cada game.

 Pongámoslo de otra manera: imaginen un equipo de futbol de nivel medio, digamos Colombia. Si lo hacemos viajar en el tiempo, 30 años atrás contra el mejor equipo de ese tiempo ¿Cuál seria el resultado?. Es obvio que ganaría Colombia, pues a pesar de jugar con las mismas reglas, el pensamiento ha evolucionado y en el camino se han ido refutando una y otra vez las estrategias. Con ese mismo razonamiento imaginemos que el actual equipo de vóley de Republica Dominicana ( por ejemplo) que siempre nos gana (Puede ser Japón o Brasil también) viaja al futuro unos 30 años y juega con las juveniles peruanas de ese momento. Lo mas lógico es que no nos puedan ganar un solo set. 

Yo siempre tuve una imagen de aquel partido Brasil-Argentina en el mundial de España 82, y lo recordaba como un juego trepidante, emocionante de principio a fin. Sin embargo, cuando lo repitieron hace unas semanas en el cable,  me decepcioné mucho cuando vi a 22 jugadores trotando con algunas bonitas jugadas, pero todo muy lento. No es que me alteraron el video, sino que me adapté a esta época. Y lo que es ideal hoy, será obsoleto mañana. Entonces ¿Por qué no ser campeones de una vez y nos echamos a trabajar para eso? No hay que recurrir al universo cuántico, donde la realidad no es lo que parece, para ser los mejores. Es teóricamente posible en esta realidad… sería un desperdicio dejar pasar la oportunidad en esta época cuando tenemos la información  a tiro de mouse. No tenemos excusa…

Muchas veces oigo hablar de psicología deportiva. Tal vez no sea suficiente eso. Lo veo como un parche que pone un profesional a una situación y puede funcionar dependiendo de la filosofía que tenga. Una novia que tuve en mi época universitaria, estudiante de psicología, recomendaba ir a la iglesia donde aseguraba que Jesús solucionaba todos los problemas. Decepción mayor la mia, pues esperaba algo mas interesante de alguien que estaba estudiando una carrera.
La filosofía establece un marco lógico para entender las cosas y la ciencia  facilita tus fines y  abre nuevos campos para mas posibilidades . 

La preparación llevada con lógica y coherencia, con los objetivos claros, y la certeza de que se compite contra gente tan humana como uno, es la mejor fortaleza mental que uno tiene.

 Hay un escritor Malcolm Gladwell que hizo una investigación, donde descubrió que la maestria en algo se consigue luego de 10 mil horas de práctica contínua. Pone el ejemplo de Bill Gates, Michael Jordan, Los Beatles, los chinos, los judíos, etc. En su libro Outliers muestra todo este estudio. Es bueno saber que no existen los "monstruos" por generacion espontánea. Hay un trabajo contínuo que normalmente no vemos.


     7.       Voley y Ajedrez.


Yo recuerdo cuando jugaba ajedrez haber invitado un dia a mi amigo Manuel Pineda a mi casa a jugar. El era muy bueno, aunque yo también. Lo que notaba era que cuando le hacía una buena jugada que lo ponía en aprietos, expresaba esa situación con una sonrisa, y su expresión corporal no trasmitía ningún nerviosismo, como que reconociera mi buena jugada. No le alteraba incluso cuando le ganaba una ficha, que en ajedrez es una ventaja irreversible. Su estado de ánimo no variaba aun perdiendo la partida, parecía mas bien feliz. Pero trataba de ganarme, y lo lograba en la medida que no dejaba con su actitud ponerme mentalmente en ventaja. 
Uno cuando está ganando un juego, no solo lo ve en el marcador sino en la expresión del rival, la que tiene alguien que está perdiendo, que puede ser variada, pero siempre dentro de un rango y que nos confirma la impresión de que estamos ganando. Cuando no es así, eso confunde al rival, porque el ser humano tiene un tipo de reacción standard. 

Pero si se puede engañar a un detector de mentiras... Decidí entonces adoptar esa postura, y gané muchas mas veces de las que solía ganar. Si le estoy ganando, ¿porque no se pone nervioso?...  El rival a pesar de que esté ganando, inconscientemente (viendo nuestra extraña reacción) creerá que aun necesita sacar ventaja, cuando en realidad ya la tiene. 

Acabo de terminar de ver el partido de vóley juvenil entre Perú y México, y es justo la parte mental la que se trastoca luego de ir ganando tan fácil y en tan buen nivel, para inexplicablemente empezar a perder. Eso se puede corregir. Hacer partidos de práctica empezando con 12-0 en contra… por decir algo, no lo sé… Alguna vez leí en una entrevista a Judit Polgar, que decía que en el ajedrez la parte psicológica constituye un 90% del resultado… y hablamos de un deporte donde tienes bastante tiempo para decidir una jugada… Por lo tanto la parte emocional no es un problema solo del peruano, por eso existen los libros de autoayuda y el viagra... A veces somos muy duros con nosotros mismos. Rusia, no pudo cerrar un partido contra Brasil en las últimas olimpiadas. Las dudas y los temores son inseparables del ser humano, pues no somos máquinas. Muchas de nuestras decisiones son completamente irracionales, pero también ayuda ( o perjudica ) la opinión que tenemos de nosotros mismos. 
En esos tiempos muertos que pide el entrenador está necesariamente la explicación al desenlace del juego. Es harto difícil para ellos encontrar en ese momento las palabras claves para revertir una situación emocional adversa porque también son seres humanos y ellos también están perdiendo el partido. 

Sus decisiones están condicionadas por los acontecimientos.

 De Kasparov decían que ganaba sus partidas antes de jugarlas, porque las preparaba de antemano, y aplicándolo el vóley, supongo que aun no se les ha ocurrido hacer una lista de trucos para sacar en los breaks.  Todo vale. Tampoco estoy diciendo que esto solucione el nivel de un equipo, pues la mayor fortaleza mental no te la dá entrenando la actitud, sino el mismo deporte, donde si eres consciente de que dominas todos los aspectos del juego, no tendría porque haber manera de perder seguridad.
 La superioridad se siente por una cuestión comparativa. Si pierdo un punto o 2, no debe ser difícil “volverse a colocar” y mas bien el rival puede sentirse nervioso. Es como si uno le pega un golpe a un grandote, inmediatamente te pones nervioso porque sabes que ya eres hombre muerto…

 Soy de la idea de que en estos tiempos técnicos cuando se presentan situaciones adversas, el jugador mismo ya está conflictuado y ofuscado. Lo que necesita es que le regresen la confianza. Yo recuerdo que en los campeonatos de ajedrez, a los entrenadores de los equipos rivales les encantaba reprender a sus alumnos cuando salían de la sala de juego, y a veces en muy mala forma y reproducían sus partidas delante de todos. Yo hacía lo contrario, si por algún caso perdían, mi cara no cambiaba, ni se los reprochaba. Ellos de por si ya estaban muy molestos. Nadie los obligó a estar ahi, lo hacían porque les gustaba mucho. Yo simplemente le quitaba importancia al drama, y ya en el colegio reproducíamos el juego para ver como habían jugado. Les resaltaba sus puntos fuertes. 

A todos nos gusta que nos digan lo buenos que somos, y hay momentos en que nuestra autoestima se bajonea, y somos los entrenadores los únicos capaces en esos momentos de devolverles la confianza: 

“ Oye, esa jugada es muy buena!”
 aunque también se daban casos donde había que hacerles notar que tal jugada era horrible. Tampoco se trata de engañarlos, pues la objetividad es lo que mantiene la confianza de un deportista hacia su entrenador. Me ha funcionado incluso cuando he sido catedrático de arquitectura en la Universidad, donde chicos con apenas un año de carrera terminan siendo capaces de hacer proyectos que normalmente los tendría que hacer recién un estudiante de final de carrera. Siempre es posible sacarle a una persona lo mejor de ellos.
 Alguna vez, un profesor mio en la universidad, muy joven él, y muy famoso ahora, me dijo al final de ciclo: ¿con que nota quieres aprobar?, Si quieres un 20 te lo pongo… Era el tipo que se emocionaba con un diseño tuyo, y no tenia ningún problema en expresarlo. Me iba a mi casa pensando que era el mejor…  yo he visto al entrenador de vóley de la USMP Juan Diego García como se desenvuelve en los breaks, es muy claro, demuestra conocimientos, y goza el juego. En el caso de Natalia Málaga, ella es muy capaz, se nota cuando el equipo juega bien y parece una máquina perfecta, y además tiene mucho sentido del humor. Desgraciadamente a veces me da la impresión que el canal 2 que pasa los partidos, y los sponsors que invierten en las transmisiones, estuvieran interesados mas en capitalizar solo esa parte de ella .

Hay un libro de ajedrez llamado “como jugarle a una computadora” donde se hace ver que la estrategia tiene que ser distinta, pues una maquina no tiene sentimientos, no se asusta, y simplemente calcula. Hay un mentalista, Keith Barry ( sus videos están en el youtube), que afirma no tener poderes sobrenaturales, y que simplemente sabe interpretar las reacciones de las personas, incluso llegando a adivinar tu fecha de nacimiento, y tu número de cuenta. La mente humana es muy potente, y bien utilizada puede dar buenos dividendos... En un juego, nuestra inseguridad es percibida por el rival e incoscientemente recupera la confianza, y al revés, nosotros percibimos dudas en el rival y nos animamos a jugar sin complejos.  Puede desarrollarse alguna idea al respecto, aplicada al juego...El ser humano de hoy es diferente al de hace 50 años.

      

      8.       Ciencia, filosofía, cultura, biología.


Vengo hace un tiempo, aficionándome a los canales discovery del cable. Hay muchos descubrimientos en el campo de la ciencia, y muchos son aplicados a diferentes disciplinas. No está de más que nuestros entrenadores y deportistas aprendan cosas nuevas. Siempre los conocimientos nos pueden sugerir nuevas ideas para ponernos delante del resto. Sobre todo porque la ciencia está basada en  evidencia. Y un objetivo respaldado por la lógica no tiene porque fallar. La evolución, por ejemplo, nos enseña cual es nuestra naturaleza como seres humanos y como funcionamos, y en la medida que conozcamos esa realidad podemos proponer ideas basadas en cosas concretas o corregir errores de mejor manera…sin recurrir a supersticiones o rezos de rosario. La fé nos viene clasificando al mundial hace 30 años… ya hay que intentar otra cosa…

      

      9.     Es humano y natural no ganar siempre.

Sea como fuere, el camino a la perfección lleva sinsabores. Es humano perder.  Yo personalmente he disfrutado del equipo de vóley, y he celebrado y gritado los mates de Angela, de Milagros y Gina, y las salvadas de Danae…

O como decía Lao-Tsé: el éxito es un viaje, no un destino.